El atrapamiento en máquinas como causa de accidentes laborales. - Valora Prevención
3834
post-template-default,single,single-post,postid-3834,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

El atrapamiento en máquinas como causa de accidentes laborales.

Factor técnico vs factor humano

Como ya es sabido, el atrapamiento en máquinas y equipos de trabajo es una de las principales causas de accidentes de trabajo. En 2018, el 13,44% han sido accidentes de trabajo mortales.

“A día de hoy (siglo XXI), cada semana fallece un trabajador tras quedar atrapado, ser aplastado o sufrir una amputación”

Fuente: Ministerio de Trabajo, Migraciones y seguridad social: Avance enero diciembre 2018. Estadísticas de accidentes de trabajo

Cada vez los equipos de trabajo son más modernos, lo que debería  redundar en el aumento de la seguridad ¿verdad?

y…. también cada vez nuestra sociedad está más avanzada, con lo que debería redundar en una mayor cultura preventiva ¿verdad?

Pues parece que estas dos preguntas no son del todo ciertas. Analicémoslas.

Los equipos de trabajo son cada vez más modernos y seguros si los comparamos con los equipos de años atrás, pero siguen existiendo en el mercado carencias muy importantes en materia de seguridad en las máquinas puestas en servicio. Partiendo de la base de que la seguridad 100% en el ámbito industrial nunca existirá, lo ideal sería aproximarnos lo máximo posible, y es por ello que las organizaciones, deberían hacer uso de una palabra muy importante en prevención de riesgos laborales, “planificación”, organización a través de un método recursos para en tiempo y forma ejecutar con éxito los objetivos propuestos. En cualquier ámbito la planificación es necesaria, pero en prevencion de riesgos laborales, es de vital importancia.

Además de comprar el equipo más productivo, hemos de invertir en la búsqueda del equipo más seguro. Es necesario ligar la seguridad de los equipos de trabajo a nivel contractual, para que mientras se monta, se prueba y se ajusta previa a su puesta en marcha, el equipo se vaya evaluando en base al RD1215/97 y a la norma UNE 12100, exigiendo a los fabricantes el nivel PL (Performance Level (nivel de rendimiento): Prestaciones de la función de seguridad. Parámetros: MTTFd, DC y CCF) de los equipos de trabajo, de su plan de ubicación, instalación, etc. para que pudieran entrar en esa evaluación ingenierías y servicios de prevencion… y poder poner llegado el caso, a disposición del trabajador el equipo de trabajo más seguro posible. Amén de hacer referencia a la cláusula de salvaguardia (Artículo 11 de  Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.) entre otras medidas, y si aun así vemos que existen riesgos en la utilización posterior, se ira a la evaluación de riesgos del RD 1215/97 y la posterior implantación de medidas en base a la planificación preventiva.

Por otro lado, hacer referencia a la seguridad basada en las personas o comportamiento, corriente que a día de hoy cada vez gana más adeptos, como no podía ser de otra forma.

¿Que lleva a una persona a asumir riesgos importantes en equipos de trabajo, cuyas consecuencias siguen siendo graves, muy graves y mortales?

El comportamiento de una persona puede observarse, por tanto puede registrarse y pueden acumularse registros de dichas observaciones. Con estos registros podemos ayudarnos de la estadística y con ella establecer tendencias y patrones de comportamiento.

Pero…. ¿qué ocurre con la “percepción del riesgo” de cada persona?, “se define la percepción del riesgo como la habilidad de detectar, identificar y reaccionar ante una situación de potencial daño. Es un proceso espontáneo e inmediato que permite realizar estimaciones o juicios acerca de situaciones, en función de la información que la persona selecciona y procesa.”, que dependería de diversos factores como la edad, nivel de formación, experiencia en el puesto, aspectos culturales. Por tanto ante una misma situación, dos trabajadores pueden percibir la situación de riesgo de diferente manera.

A la vez, nos encontramos con muchos trabajadores con una percepción subjetiva de los riesgos, para los que hemos de invertir en pedagogía, dado que ante esto no cabe más que intentar convencer con la valoración en base a la evaluación de riesgos, de cuál sería en tal caso el riesgo objetivo.

Es de sobra conocido que el exceso de celo, estaría detrás de muchos de los accidentes laborales siendo por ello necesario, mucho diálogo para convencer que la productividad nunca puede estar reñida con la seguridad. Necesitamos valorar de manera efectiva tanto los fallos en la producción la  siniestralidad derivada de ese exceso de celo.

Tenemos que hacer ver al trabajador que ha de pensar de manera holística, la empresa está implantando las medidas preventivas necesarias para disminuir la siniestralidad, pero ¿qué puedes hacer por mejorar la siniestralidad de tu organización?

Por tanto hemos de exigir que la conducta en base a lo comentado sea segura, en base a la objetivación del riesgo derivado de la evaluación de riesgos, haciendo ver la realidad.

La productividad, nunca debe estar reñida con la seguridad, pero convenciendo desde la cúspide de la organización productiva, pasando por mandos intermedios hasta llegar al trabajador.

Está claro que cada persona funciona de una forma y su forma de comportarse será diferente en base a todo lo comentado, pero necesitamos de un comportamiento seguro siempre, y mucho más en las tareas objetivadas de riesgo, como los atrapamientos en máquinas. Está claro que las actuaciones pueden ser conscientes o inconscientes, pero para ello debemos de trabajar en las organizaciones.

Necesitamos de un trabajo en positivo, con diálogo y convencimiento, pero también nos podemos encontrar, con personas, que no aceptan el dialogo e incluso son reacias al cumplimiento de las normas establecidas y para ello como no, necesitamos del régimen sancionador, que creo que de ninguna manera ha de estar presente en primer término, pero  necesario en ocasiones para garantizar la seguridad y la salud, a la vez que mantener nuestra garantía jurídica.

Evidentemente, todo esto dentro de las organizaciones, pero fuera de las organizaciones la labor es titánica, hablamos de empresas saludables, pero falta mucha cultura preventiva, y esto es labor de todos los que estamos implicados en esta materia. Empresarios, agentes sociales, servicios de prevencion ajenos, institutos de las comunidades autónomas…

Para que la sociedad  cambie la percepción del riesgo, debemos de integrar en el sistema educativo la cultura preventiva, desde edades muy tempranas, ya que no todos seremos trabajadores de cuello blanco.

Gonzalo Beneyto Martinez

Técnico Superior en Prevención