Seguridad de máquinas: La velocidad lenta como medida de seguridad durante la realización de operaciones especiales - Valora Prevención
6994
post-template-default,single,single-post,postid-6994,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Seguridad de máquinas: La velocidad lenta como medida de seguridad durante la realización de operaciones especiales

 

Son muchos los accidentes de trabajo que vienen ocurriendo durante la intervención del trabajador en una máquina en condiciones especiales que requieren el movimiento de la máquina para su ejecución.

Muchas empresas cuentan con máquinas que requieren en algún momento determinado de estas “condiciones especiales” para ser verificadas, ajustadas, mantenidas, o simplemente el hecho de limpiarlas tras un cambio de materias procesadas procediendo a realizar estas operaciones, que suelen entrañar riesgos para la seguridad de los trabajadores que las realizan.

¿Cuáles son las denominadas operaciones especiales y qué riesgos plantean?

Las operaciones especiales son aquellas que plantean riesgos como el atrapamiento, cortes o golpes para quien las ejecuta, y que, por las características de la operación, necesitan ser realizadas con unas condiciones “especiales de seguridad”, suelen ser inferiores a las del uso habitual de la máquina, y pueden carecer de medidas de protección colectiva o incluso realizarse en condiciones de un “uso especial” sin la interacción o actuación de los dispositivos de seguridad existentes en la máquina, pudiendo estar inactivos, fuera de servicio o funcionando en condiciones particulares durante la ejecución de dichos trabajos.

 

Algunos ejemplos de estas operaciones “especiales” pueden ser:

  • Limpieza de elementos móviles, como por ejemplo rodillos convergentes los cuales requieren del movimiento, para poder realizar una limpieza correcta.
  • Localización de funcionamientos incorrectos, averías o reparaciones de sistemas de transmisión de la energía (engranajes, poleas, cadenas…) donde se necesita acceder a esta zona y que los elementos de transmisión estén en movimiento, para poder verificar o localizar la avería.
  • Operaciones de mantenimiento, ajuste, reglaje, … como por ejemplo el engrase o lubricación de elementos móviles, comprobaciones del correcto funcionamiento de la máquina, operaciones que también requieren de un acceso a la zona de operación, con la máquina en movimiento.

 

Ante estas situaciones planteadas, ¿cómo podemos abordar las operaciones especiales sobre las máquinas garantizando la seguridad de los trabajadores?

Utilizar una “velocidad lenta o reducida” de seguridad en una máquina, puede ser una alternativa factible en estos casos.

 

Para ello, definamos ¿qué se entiende por velocidad lenta o reducida de seguridad?

La velocidad lenta de seguridad es aquella que permite realizar la operación “especial” sobre la máquina, facilitando al trabajador el poder anticipar una respuesta ante una situación peligrosa, y así poder eludir el riesgo.

Al no existir un valor común de velocidad reducida de seguridad para todas las máquinas y operaciones especiales, podemos apoyarnos en algunas referencias normativas que nos servirán para saber que rangos de velocidad se puede utilizar, en función del tipo de máquina que se trate.

 

También nos podemos preguntar ¿sería suficiente esta medida por sí sola para garantizar la seguridad del trabajador?

La velocidad lenta es una medida de seguridad, es una medida complementaria con el uso de otros sistemas de seguridad combinados, de forma que el trabajador pueda recurrir a estos sistemas de seguridad, y así poder detener el movimiento de la máquina en caso de necesidad sin ponerse en peligro.

 

  • La Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de equipos de trabajo en su anexo J indica:

En aquellos equipos de trabajo, como, por ejemplo, equipos neumáticos e hidráulicos en los que el peligro fundamental es el de atrapamiento en la zona de trabajo, una velocidad de cierre de los elementos peligrosos igual o inferior a 33 mm/s podría ser un valor aceptable, combinada esta medida con un mando sensitivo o con un dispositivo de protección de eficacia equivalente.

Si el peligro fundamental fuera de choque o de impacto, por ejemplo la mesa de una fresadora o el brazo de un robot, el límite de velocidad reducida podría incrementarse entre valores de 166 mm/s a 250 mm/s, combinando esta medida con un mando sensitivo y/o con una parada de emergencia o un dispositivo de eficacia equivalente.

 

  • La Norma UNE EN 692 para prensas mecánicas indica:

 Para operaciones de reglaje, mantenimiento y lubricación, establece una combinación entre una velocidad baja de menos de 10 mm/s y la utilización de un mando sensitivo.

  •  La Norma UNE EN ISO 11161 de seguridad de las máquinas indica:

Son velocidades reducidas: para prensas inferior a 10 mm/s, para robots y cuando las operaciones no conllevan un riesgo de cizallamiento inferior a 250 mm/s, y cuando las operaciones si conllevan un riesgo de cizallamiento inferior a 33 mm/s.

 

Por otro lado, se debe garantizar que el trabajador tenga conocimiento de los riesgos que entraña la operación especial, entonces, la formación teórico-práctica desde un punto de vista del funcionamiento preventivo es fundamental para que el trabajador disponga de toda la información para una correcta toma de decisiones y con ello abordar las operaciones especiales.

Desde Valora Prevención actuamos en esta materia:

  • Asesorando a las empresas para que sean conocedoras de esta medida preventiva como alternativa segura de trabajo, planteando propuestas preventivas que ayuden a las empresas a prevenir los riesgos de las operaciones especiales.
  • Promoviendo la formación de los trabajadores encargados de intervenir sobre las máquinas, en concreto si existen riesgos derivados de las operaciones especiales.

 

Autor: Eduardo Guillén Tarín

Técnico Referente en Seguridad de Máquinas de Valora Prevención