Relación entre colesterol y riesgo cardiovascular. - Valora Prevención
3385
post-template-default,single,single-post,postid-3385,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Relación entre colesterol y riesgo cardiovascular.

Cada 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular, y desde Valora Prevención queremos ayudar a concienciar a los trabajadores acerca de la importancia que tienen las enfermedades cardiovasculares y, sobre todo, a insistir en la capacidad que tenemos de influir sobre los principales factores de riesgo implicados en la mayoría de estas enfermedades.

¿Qué son los Factores de Riesgo Cardiovascular (FRCV)?

Los FRCV son los que se asocian a una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular. Hay factores que no podemos controlar ni modificar como son la edad, el sexo, antecedentes genéticos. Sin embargo hay otros que si podemos controlarlos y modificarlos como son, fundamentalmente: el tabaquismo, el aumento del colesterol, la hipertensión, la diabetes sin control, la obesidad, el sedentarismo y el estrés.
Entre estos factores de riesgo vamos a destacar el colesterol, dándole la importancia que se merece como causante de muchas enfermedades del corazón.

¿Qué es el colesterol?

Sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el normal funcionamiento del organismo (interviene en la formación de algunas hormonas, etc…)
La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos, como lácteos enteros, quesos curados y de untar, carnes rojas, embutidos y fiambres, bollería industrial, productos procesados…
Existen dos tipos de colesterol, conocidos como “bueno” (HDL), vuelve al hígado para ser destruido y “malo” (LDL) puede depositarse en las arterias, formando las llamadas placas de ateroma.

Los valores de referencia son los siguientes:

Colesterol total:
Normal: menos de 200 mg/dl
Normal-alto: entre 200 y 240 mg/dl. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl.
Alto: por encima de 240 mg/dl

Colesterol LDL (el malo):
Normal: menos de 100 mg/dl.
Normal-alto: de 100 a 160 mg/dl
Alto: por encima de 160 mg/dl

Colesterol HDL (el bueno):
Normal: superior a 35 mg/dl en el hombre y 40 mg/dl en la mujer

https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html

¿Cómo influye el colesterol cómo FRCV?

Si sus niveles en sangre se elevan producen hipercolesterolemia. Está demostrado que las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio
que aquellas con cifras de 200.
Cuando las células son incapaces de absorber todo el colesterol que circula por la sangre, el sobrante se deposita en la pared de la arteria y contribuye a su progresivo estrechamiento originando la arteriosclerosis: engrosamiento de las paredes arteriales y estrechamiento de la luz, provocando las diferentes Enfermedades Cardio-Vasculares (ECV).

La Importancia de la prevención

La prevención y la detección precoz son muy importantes a la hora de minimizar el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.
En la realización del Examen de Salud, Valora Prevención pone a disposición de todos sus trabajadores protegidos, la realización del SCORE que estima la probabilidad de sufrir un accidente cardiovascular en
los próximos 10 años.

  • Se realiza analizando los datos obtenidos en el Examen de Salud tanto en la anamnesis, como en determinadas pruebas de la exploración y de los resultados de la analítica de sangre.
  • En función de esos resultados, se determinan 3 niveles de riesgo:
    Hombre Mujer
    Riesgo bajo 1-5% 1-5%
    Riesgo medio 6-15% 6-8%
    Riesgo alto >16% >8%

Recomendaciones para mantener el Colesterol dentro de la normalidad

Los hábitos de vida influyen de manera determinante en nuestra salud. A la hora de prevenir y tratar las enfermedades cardiovasculares, la modificación de nuestros hábitos es esencial y es importante tomar conciencia de nuestro papel y de nuestra responsabilidad a la hora de minimizar los riesgos. Te proponemos algunas de las recomendaciones que desde la infancia y durante toda nuestra vida debemos tener en cuenta.

  • Aumenta el consumo de frutas, verduras y frutos secos.
  • Disminuye el consumo de sal.
  • Controla tu peso. El sobrepeso es una causa de hipertensión. El Índice de Masa Corporal (IMC), debería estar entre 20 y 25 teniendo en cuenta que el dato se obtiene dividiendo el peso en Kg entre la altura en metros al cuadrado.
  • Practica ejercicio físico regularmente.
  • Evita ingerir alcohol.
  • No fumes.
  • Tratamiento farmacológico cuando sea necesario.

La Organización Mundial de la Salud recuerda que las ECV son la primera causa de muerte en todo el mundo y que el 80% de las muertes prematuras que ocasiona este conjunto de enfermedades se podrían evitar siguiendo un estilo de vida saludable que conlleve la reducción de los factores de riesgo mencionados.

Yolanda Arenas Serrano                                                                                                                                                                                           Enfermera de Empresa de Valora Prevención