Prevención de cáncer colo-rectal en población de alto riesgo - Valora Prevención
5296
post-template-default,single,single-post,postid-5296,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

Prevención de cáncer colo-rectal en población de alto riesgo

El cáncer colorrectal (CCR) representa un problema de salud pública en los países occidentales por su elevada frecuencia y por su importante impacto en la morbi-mortalidad.

Un 90% de estos pacientes podrían curarse si la enfermedad se detectase a tiempo, su diagnóstico precoz, puede aumentar la supervivencia en un 33%.

En la Unión europea, si se consideran ambos sexos conjuntamente, ocupa el tercer lugar en orden de frecuencia tumoral tras los cánceres de mama y próstata; situándose en España en una situación intermedia en cuanto a incidencia y mortalidad.

La mayor parte de los tumores son esporádicos (70-80%), aunque en un pequeño porcentaje son hereditarios: Sdr. Polipósicos (1%), CCR hereditario no polipósico (2-5%), CCR asociado al gen MYH (1%), o el llamado CCR familiar (20-25%), en el que existe un componente hereditario asociado pero que aún no está bien establecido.

En los CCR esporádico se han estudiado algunos factores de riesgo involucrados en su desarrollo y que se han relacionado con un incremento en su incidencia. entre ellos el más importante es la edad avanzada.

ETIOLOGIA

En la etiología del CCR están involucrados tanto factores genéticos como ambientales. Podemos diferenciar:

  • CCR Esporádico, que supone 70% de todos los casos.
  • CCR Hereditario (5-10%) y CCR Familiar (20%), se formar la mayor parte a partir de pólipos adenomatosos, que aparecen en el colon cuando se alteran los mecanismos de renovación de las células epiteliales.

FACTORES DE RIESGO

  • Edad: mayores de 50 años (principal factor de riesgo no modificable).
  • Presencia de enfermedades: Colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn, poliposis colónica familiar, síndrome de Gardner, Turcoty y Lynch.
  • Haber tenido tratamiento de radioterapia pélvico-abdominal.
  • Cirugía abdominal previa.
  • Llevar una dieta rica en grasas saturadas y pobre en fibra.
  • Consumir tabaco e ingerir alcohol.

MEDIDAS DE PREVENCION

Primaria (Son aquellas acciones destinadas a evitar la aparición de la enfermedad).

  • Aumento del consumo de alimentos ricos en fibra, verduras, frutas y hortalizas; y pobres en carne roja y procesada.
  • Aumento ingesta de leche y derivados.
  • Evitar la obesidad.
  • Practicar ejercicio físico regularmente.
  • Disminuir el consumo excesivo de alcohol.
  • Evitar el tabaco.

POBLACION DE RIESGO

Medio: Son aquellas personas que sin antecedentes familiares ni personales para el desarrollo del CCR, presentan como único factor de riesgo asociado la edad. En este grupo se incluyen hombres y mujeres de edades comprendidas entre los 50 y 69 años, ambos inclusive. Constituye la población diana a los que van dirigidos los programas preventivos de cribado de CCR.

Alto:

  • Personas con familiares con CCR, con criterios de cáncer hereditario como por ejemplo la poliposis adenomatosa familiar.
  • Personas con riesgo elevado de CCR, pero sin predisposición hereditaria, como la Colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

DETECCION PRECOZ DE CCR

El CCR es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar antes de que la persona note los primeros síntomas.

Con un diagnóstico precoz se consiguen mayores tasas de curación y cirugías menos agresivas.

Se realiza mediante la realización del test de sangre oculta en heces (TSOH), cuyo objetivo es lograr disminuir la incidencia y mortalidad por CCR en población de alto riesgo (dado que la SS, ya controla el riesgo medio), divulgación general del beneficio de participar en el programa, las características de la prueba (beneficios, riesgos y limitaciones). Se trata de una prueba no invasiva, nada molesta, que trata de determinar la presencia de sangre no visible en las heces.

Con el TSOH se detectarán y extirparán pólipos precancerosos, para prevenir el desarrollo de tumores malignos y/o detección en estadios precoces. La tasa de positivos está en torno al 6-7%.

El test no es diagnóstico de cáncer, solo pone de manifiesto la existencia de sangre en las heces. Si el resultado de la prueba es positivo, se completará el estudio con una colonoscopia.

Se realiza sobre una muestra que la persona recoge en casa con un kit diseñado para ello.

No se debe realizar la prueba si tiene diarrea o si hay un sangrado activo (menstruación o sangrados de encías, nasales o presencia de hemorroides).

Las actuales pruebas de sangre oculta en heces (test inmunoquímico), no precisan de una dieta especial previa y es suficiente con una sola muestra.

Sin embargo, algunos medicamentos pueden interferir en el resultado de estas pruebas (Aspirina, anticoagulantes, hierro, bromuro…), por lo que es conveniente que consulte con su médico.

En cualquier caso, el TSOH no sustituye a ninguna otra prueba que haya pautado su médico.

Recomendamos la realización del TSOH a todas las personas mayores de 50 años y a los de edad comprendida entre 40-50 años con antecedentes familiares, siguiendo siempre las indicaciones de su médico. Con este método tan sencillo y no cruento conseguimos el diagnóstico precoz de una patología que se puede curar.

Descargar díptico informativo sobre ¿Cómo prevenir el cáncer colorrectal?

Ana Pascual y Marivi Marco

Especialistas en Medicina del Trabajo