Solicita presupuesto ¿Necesitas ayuda?
El estrés, un factor de riesgo para tu corazón - Valora Prevención
10086
post-template-default,single,single-post,postid-10086,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,wp-featherlight-captions,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive

El estrés, un factor de riesgo para tu corazón

El estrés, el enemigo del corazón. Así se titula la campaña que Valora Prevención pone en marcha este Día mundial del Corazón.

Las personas que son más susceptibles a presentar un estado de estrés con más frecuencia son también más propensas a manifestar problemas cardiovasculares, como aumentar la Tensión Arterial, el colesterol y la frecuencia cardiaca.

El estrés es un riesgo para el corazón. Es una respuesta física y psicológica de nuestro organismo al intentar responder a las elevadas demandas del medio que nos rodea. Si se da de modo puntual, el estrés puede ayudarnos a responder con mayor eficacia (estrés positivo) pero si la respuesta de estrés es muy intensa y la situación que lo genera no se gestiona adecuadamente y se convierte en crónica (estrés negativo) pueden aparecer alteraciones emocionales que aumenta el riesgo de Ictus, Angina de pecho e Infarto Agudo de Miocardio.

Hoy en día es habitual la expresión “estoy estresado”. Son muchas las causas que pueden generar estrés en el trabajo (y en la vida personal).

Aunque cada persona tiene una determinada vulnerabilidad al estrés y responderá de distinta forma a las situaciones, observamos ciertos estresores comunes en el área profesional, como: la sobrecarga de trabajo o responsabilidad, la presión jerárquica, el elevado nivel de exigencia que nos imponemos o imponen, la insatisfacción laboral, desmotivación y rutina, ambigüedad de funciones, horarios, inseguridades, dificultad para hacer o rechazar peticiones, el ambiente laboral, etc.

El estrés es un factor de riesgo para el corazón que se manifiesta a través de síntomas físicos, psicológicos (pensamientos y emociones) y conductuales. Estos síntomas son “señales de alarma” para que identifiquemos que estamos transitando una etapa de estrés, para intervenir lo antes posible, y poder recuperar nuestra calidad de vida.

Algunos de estas señales de alarma son:

  • Dolores frecuentes de cabeza, musculares.
  • Fatiga habitual.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Sudoración continua.
  • Molestias gastrointestinales (diarrea, indigestión).
  • Dermatitis, alopecia.
  • Sequedad de la boca.
  • Ingesta compulsiva.
  • Consumo de tóxicos.
  • Tics nerviosos.
  • Ansiedad, irritabilidad, miedo, tristeza, frustración.
  • Déficit de concentración y disminución de la memoria.
  • Percepción de baja autoeficacia.
  • Disfunción sexual.
  • Afectación en las relaciones interpersonales.

¿Cómo prevenir los efectos del estrés sobre el corazón?

Nunca se eliminarán por completo los estresores, pero sí se pueden limitar. La clave es aprender a manejar el estrés para que no nos afecte de manera negativa.

Aprende a manejar el estrés:

  • Localiza el origen y averigua qué lo está desencadenando.
  • Elige qué actitud tener en la vida y dónde poner tu foco de atención: gestiona los pensamientos negativos y reemplázalos por pensamientos positivos.
  • Ten equilibrio vital, dedicando tiempo de calidad a aquello que es importante para ti, según tus valores y necesidades (familia, amigos, hobbies…).
  • Practica el autocuidado: Disminuye el consumo de alimentos estimulantes como el café, el chocolate, el alcohol, los refrescos o las bebidas energizantes. Además, es recomendable llevar una dieta saludable baja en grasas y azúcares. Así mismo, descansa y haz actividad física con frecuencia.
  • Incorpora a tu rutina actividades relajantes como la meditación, el yoga o el pilates. Hacer ejercicios de respiración también te ayudará a acabar con la tensión de tu día a día.
  • Escuchar música relajante te ayudará a dejar a un lado la tensión.
  • Lee un buen libro, mira una buena película o sal a dar una vuelta con los amigos. Estas actividades nos ayudan a pasar un buen rato, lo que disminuye el estrés.
  • Y no te olvides de comunicarte con tu entorno de manera saludable, expresando aquello que necesitas, y permitiendo que otros también lo hagan.

En definitiva, vigilar todos los factores de riesgo cardiovascular, incluido el estrés, te ayudará a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Ponemos a tu disposición un equipo de profesionales de la psicología, para ayudarte a afrontar el estrés y así poder manejarlo en tu día a día.

Descarga nuestras infografías y empieza a cuidar tu corazón